Mensajes de Aliento de Dios Ante la Tristeza y Dolor

Share on Facebook8Share on Google+0Tweet about this on Twitter
t

En nuestra vida podemos hallar mucho consuelo y calma a medida que pedimos y sabemos a quien recurrir. Dios no tarda en respondernos, y aunque su silencio pueda ser a veces desesperanzador, esa peculiar respuesta nos ayuda a saber lo que Él quiere para nosotros, y que tal vez no sea como lo esperamos. Por ello no pierdas estos mensajes de aliento de Dios, para poder hallar la paz en medio de la tormenta.

Si eres de las personas que está atravesando por todas estas dificultades, considérate alguien valiente y fuerte, pues desde ya lo eres. En esta oportunidad, verás reflejada tu historia, a través de ejemplos bíblicos y de personas dignas de ejemplo a través del tiempo e historia, quienes pudieron saltar la brecha del dolor, con mucha paciencia y perseverancia.

mensajes de aliento de dios-amor de dios

Lo primero que se nos viene a la mente, es el de Job, en el Antiguo Testamento. Su historia es digna de admiración, puesto que fue siempre justo y obediente a los designios de Dios sobre su vida, aunque haya tenido que padecer en sobremanera. Posiblemente, ese haya sido la causa, pues su rectitud necesitaba ser probada a fin de hacer de él un hombre más parecido a Cristo, por ello podemos leer en la Biblia, sus mensajes de aliento de Dios para sentir más paz.

Perdió a sus familiares, bienes y a punto de perder su vida a causa de una terrible enfermedad. Pero él nunca desistió, pudo ser capaz de “esperar en Dios” y nunca quejarse. En su libro, plasma toda la devoción que sentía y toda la gloria se la otorgaba al Padre Eterno, aunque lo había perdido todo, no podríamos negar que el dolor y la angustia se apoderaron de él, sin embargo, nunca dejó atrás su confianza y fe absoluta en el Creador.

Cuando Jesucristo estaba en su ministerio terrenal, pudo también ser fuente de consuelo para aquellos que creían en Él. Un ejemplo, cuando estuvo en una embarcación con sus apóstoles y se desataba una tormenta que estaba a punto de hundirlos, Él hizo que la naturaleza pudiera tornarse en calma total. Del mismo modo, Él puede sanarnos y darnos la fortaleza para sentir la tranquilidad y paz interior en nuestras vidas.

Otro ejemplo, encontramos en personajes admirables como Winston Churchill y Abraham Lincoln. Churchill, quien fuera Primer Ministro Británico y encabezó el plan de ataque de los aliados contra los nazis en la Segunda Guerra Mundial, sufría de una depresión recurrente. Y sabemos de lo que ello significa, sin embargo, a pesar de sus dolencias, y que por algunas ocasiones, causaba que se quedara en cama por días, no se rindió. Se refugió en los mensajes de aliento de Dios.

mensajes de aliento de dios-esperanza y gratitud

Él una vez dijo “tengo un perro negro”, pues se refería a sus padecimientos emocionales, que se podría deducir como causas a los constantes fracasos que tuvo siendo joven. Pero ello no lo detuvo y siguió con su noble responsabilidad, pues lo empujaba el hecho de poder salvar al mundo de la crueldad y destrucción de Europa a manos de los Nazis. Lo consiguió, luchó contra las tropas enemigas y también contra su enemigo emocional, a los que pudo vencer en el tiempo. Un hombre valiente.

Asimismo, hombres como Abraham Lincoln, también nos dan el ejemplo a seguir para poder continuar en medio de la adversidad. Así como Churchill, luchó por sus ideales y preceptos, confiando en Dios. Pues al final Él es quien nos puede acudir a socorrernos cuando más lo necesitamos, no importa nuestro pasado, ni nuestros errores, cuando nuestras lágrimas pueden tratar de quitarnos la felicidad.

mensajes de aliento de dios-paz

Dios o Nuestro Padre Celestial, sabe de nuestros deseos del corazón, lo que nos duele, hiere, nos causa felicidad y lo que necesitamos. Cual sea las causas de nuestra aflicción, grandes o pequeñas, ninguna está exenta de la ayuda divina. Sólo es necesario arrodillarnos o someternos en oración sincera, y Dios nos escuchará. Si hay cosas que simplemente escapan de nuestras manos, pues es mejor dejar a las manos de Dios, y evitar la desesperación.

El enemigo de toda felicidad, siempre tratará de apoderarse de nuestros pensamientos y tornarlos en negativos para poder sentir pesimismo, y quizá hacer cosas contra nosotros mismos. Ten mucho cuidado, procura mantenerte de optimismo y busca tu propia paz interior haciendo cosas que más te gustan, aleja lo negativo de ti, aunque ello incluya personas, no lo olvides. Comparte estos mensajes de aliento de Dios, y siente el gozo que Él brinda.

Share on Facebook8Share on Google+0Tweet about this on Twitter

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *