La Palabra Del Señor Que Guiara Nuestra Vida

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter
t

Estamos viviendo en un mundo en el que hace falta en gran manera en las Escrituras y por medio de los profetas. Lo que Dios considera necesario e importante es que, además de cumplir con sus mandamientos, es que podamos ayudar a los demás hacerlo, y también permanecer firmes a través de la adversidad constante.

En la actualidad, puede verse la degradación del valor de la familia que se ha suscitado en los medios de comunicación. Los divorcios y familias resquebrajadas están consideradas como un suceso normal y hasta esperable en algunos casos. Y es lamentable, ya que Dios instituyó la familia a fin de ser un soporte fundamental no solo para la sociedad en sí, sino también para que sus sagrados propósitos se cumplan.

la palabra del señor corazon

Sin embargo, siendo Él, Nuestro Padre, nos conoce muy bien, y a pesar de la necedad de muchos, aún se puede lograr fortalecer a la familia. Su sabiduría no se puede comprender completamente, y probablemente nunca se logre entender el por qué de muchas cosas, pero es importante que hagamos de nuestros esfuerzos por realizar todo lo que se nos pida.

Es como si fuera una brújula que nos ayuda y guía el camino por donde debemos seguir. Cada uno de nosotros podemos ser nuestros propios agentes, es decir somos capaces de forjar nuestro propio éxito, fortalecernos a través de las dificultades y tomar cada porción de la palabra del señor para nuestras propias almas, ya que no se nos obliga a hacerlo, somos responsables de las decisiones, pero tenemos a la mano los consejos de Dios y los Profetas.

la palabra del señor esperanza

La verdadera felicidad, en ésta época en la que el mundo va cada vez más a prisa, puede parecer más lejana de alcanzar, pero solo es una utopía. Si procuramos vivir y tomar la decisión de acudir siempre a Dios y leer la palabra del señor constantemente, aquello se puede convertir en un oasis en el desierto. Podrá darnos mayor esperanza, fortaleza y guía de lo que debemos hacer en ciertas circunstancias, de ese modo, estaremos a salvo.

Los medios de comunicación son cada vez más impredecibles, nadie puede negar que años o décadas atrás, era totalmente distinto. Y se ha dado un vuelco de 180 grados en cuanto a moralidad y pudor se refiere. Claro está, que no necesariamente todo el contenido, pero se puede observar que aquellos programas que atraen mayor audiencia, son los que exponen contenido explícito.

Es importante hacer ver a nuestra familia, que lo edificante y educativo también puede ser tan o más “interesante” que el resto de esos programas. No podemos esperar a lo que pasará años más adelante, pero sí podemos prepararnos y tomar nuestra coraza de protección ante los ataques del adversario.

la palabra del señor maestro

La palabra del señor nos ayuda a lograrlo, nos dice que la familia es lo más importante y el amor en ella, que el perdón puede ser un bálsamo sanador y que la envidia y egoísmo pueden resultar más que piedras de tropiezo en nuestro progreso.

Del mismo modo, la sociedad actual puede empujarnos al uso del engaño y la deshonestidad a fin de alcanzar nuestros objetivos. Se ha convertido en algo tan “normal” que no consideran mal alguno en hacerlo, inclusive muchos lo tildan de un mal necesario, porque de otro modo no sería posible lograr lo que ansiamos. Todo ámbito en la sociedad está infestado de esto, los gobiernos, las instituciones y empresas, familias, en fin casi todos.

Sin embargo, con el uso y aplicación adecuados de la palabra del señor, podemos marcar la diferencia, y afortunadamente, aún podemos ser copartícipes junto a aquellos que decidieron aplicar la integridad en sus vidas, una variedad de casos se hicieron famosos, y dignos de emulación, otros no, pero eso no los define, sino su corazón y alma en tratar de lograr un mundo mejor.

la palabra del señor ejemplo

Para todos estas dificultades que aflige al mundo y los problemas, existe la justicia de Dios, tenemos un plan de escape. Podemos estar en el mundo, pero no ser partícipes del todo en él. El Señor nos ayuda a ver que lo bueno, nos traerá mucha más felicidad de la que esperamos, y que lo errado podría hacernos felices también, pero solo momentáneamente.

Ayudemos a nuestras próximas generaciones a educarse mejor en cuanto a lo que se necesita para forjar una sociedad mejor. Ellos pueden ser los protagonistas de alcanzarlo, ya que Dios es nuestro mejor aliado en todo momento, y a pesar de nuestros tropezones, nos perdona y eleva a fin de seguir adelante, puede mostrarnos el verdadero camino a seguir y poder rectificarnos sin morir en el intento.

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *