Amor de Dios en el Hogar y sus Valores

Share on Facebook1Share on Google+0Tweet about this on Twitter
t

Todos sin importar las condiciones, tenemos algo en común y es un hogar del que provenimos y al que le debemos guardar amor, porque es ahí donde nos criaron, aprendimos acerca del amor, están nuestros seres queridos y fue nuestro primer soporte y refugio al que si un día decidimos alejados, tengo la certeza que puedes volver porque siempre estarán esperándote con los brazos de par en par.

La importancia de nuestra familia está en que al nacer, evidentemente, ellos serán las primeras personas a las que conoceremos, nos enseñarán valores, nos darán amor, aprenderemos hábitos, adquiriremos costumbres y todas las vivencias nos marcarán de por vida, por eso quiero compartir este mensaje de amor de dios en el hogar y sus valores.

amor de dios en el hogar proverbio

En primer lugar debemos definir que son los valores, pienso que son las actitudes y conducta que tenemos hacia las demás personas, tanto dentro como fuera de casa y como ya sabes, Dios a inspirado a muchos hombres para que escriban en la biblia versículos que nos inspiren a tener un ambiente saludable y a través de ellos aprender sobre los valores.

Principalmente debe de primar el respeto en casa, creo que esta es la mejor forma de demostrar el amor de dios en el hogar, en el versículo que está en la imagen anterior, nos da como mensaje que como buenos hijos debemos de alegar a nuestros padres antes de hacerlos enojar, porque si los aborrecemos, estaremos haciendo lo mismo con Dios.

Es cierto que nuestros padres pueden cometer muchos errores, todo lo hacemos porque somos humanos, pero si hicieron o dejaron de hacer algo, no tenemos para nada el derecho de juzgarlos, menos porque gracias a ellos tenemos vida y por lo tanto debemos guardarles el respeto que se merecen dentro y fuera de casa y además hay que esforzarnos en hacerlos sentir orgullosos de nosotros.

amor de dios en el hogar playa

El amor de dios en el hogar también se demuestra a través de la obediencia y la humildad, por eso en el versículo presente en la primera epístola del Apóstol San Pedro, no indica que debemos de cumplir con lo que los mayores nos manden y además hay que demostrar modestia frente a todos los miembros de nuestra casa y ante amigos y conocidos.

Pienso que estos valores van de la mano con el respeto, porque son una forma de demostrar la consideración que tenemos a nuestros parientes, sobre todo a nuestros padres y también la capacidad de humildad, es decir de hacer cuanto nos manden con gusto y no jactarnos ante los demás, es importante para nuestra casa.

Hay que recordar también que Dios nos quiere dóciles, no rebeldes ni soberbios, porque si llenamos nuestro corazón y nuestras acciones son contrarias a lo que él quiere, estaremos faltando a nuestra familia también; por eso piensa en tus actitudes y cámbialas de ser preciso.

amor de dios en el hogar tesaloniceses

En la primera epístola que el Apóstol San Pablo dedicó a los Tesalonicenses, nos hace reflexionar de como deberíamos vivir y como debemos responder al amor de dios en el hogar. La mejor forma es vivir como se debe, sin menospreciar lo que proviene de nuestro creador y sobre todo, siendo agradecidos.

Es claro que debemos agradecer a nuestros padres por todo, aún así no terminaremos de hacerlo pues para empezar, ellos nos dieron la vida, se sacrificaron muchas veces por darnos lo mejor, nos educaron, nos dieron amor, abrigo y alimento. Es cierto que no les enseñaron a ser padres, pero en medio de sus imperfecciones dieron lo mejor por nosotros.

Piensa también en que algún día tú también serás padre o madre, estoy segura que ahí valorarás más lo que ellos dan por ti, pero no esperes que llegue ese momento para que puedas retribuirles de alguna forma tanto amor, no me refiero a que les pagues; para ellos será suficiente con un abrazo sincero, una mirada brillante, una sonrisa y tu esfuerzo por ser feliz.

amor de dios en el hogar familia

Y la mejor forma de esforzarnos por retribuir todo ese amor de dios en el hogar, es siendo leales a todo lo que nos entrega. ¿De que forma? confiando en que Dios y su hijo Jesucristo siempre nos cuidarán junto a nuestra familia, nos alejará de todo mal, nos mantendrá a salvo y que hará perdurar los buenos sentimientos.

Pero recordemos que para tener todas estas bendiciones, debemos de ir por el camino correcto, saber decir no ante las situaciones y personas que pretenden hacernos cambiar de opinión, encontrar la fortaleza para superar todos los problemas, esforzarnos por conservar a nuestra familia y llenarlos de amor, porque al final de todo, solo lo tendremos a ellos.

Share on Facebook1Share on Google+0Tweet about this on Twitter

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *